Liderazgo Participativo aplicado a la Salud Pública en la Generalitat de Valencia

Cliente: Salud Pública Comunidad de Valencia y Consejerías de Bienestar y Salud en tres pueblos de la Marina Alta (Alicante)
Fecha: Diciembre 2019 En este artículo recogemos las principales lecciones aprendidas y reflexiones sobre Salud Pública desde el enfoque y las prácticas del Liderazgo Participativo (Art of Hosting, en inglés).

Los proyectos que pretenden abrir espacios para la participación real de la ciudadanía y su relación con las administraciones, necesitan algo más que una buena formulación y recursos metodológicos. Cuando buscamos el cambio en un conjunto de población, en su manera de relacionarse, de organizarse, estamos hablando de un cambio sistémico, cultural y para ello es preciso el acompañamiento en esas nuevas prácticas.

Entendemos que un punto de apoyo para esta palanca de cambio, es sin duda desplegar competencias para la escucha profunda por parte de los profesionales y representantes de las administraciones públicas hacia la población.

Las formaciones pueden ser abono y semilla. Abono para activar a un colectivo de profesionales que necesita empoderarse, sentir su potencial y adquirir herramientas útiles para actuar. Y semilla, cuando después de 3 años una de sus esporas llega al terreno adecuado y decide plantar esta semilla en su institución. Así recibimos el pedido de nuestra participante en el curso de Liderazgo Participativo en Menorca y ahora responsable en Generalitat de Valencia.

Regenerar la Salud Pública supone un punto esencial para la regeneración institucional y social que el mundo está necesitando. Se trata de poner, no ya a las personas en el centro, sino poner la Vida en el centro.

  • Briefing

La demanda me llega directamente desde una persona responsable de Salud Pública en la Generalitat de Valencia quien participó en el taller de Liderazgo Participativo (Art of Hosting) impartido en la Escuela de Salud Pública de Menorca, tres años antes en el 2017.

Su intención es impulsar un proyecto participativo que consiste básicamente en invitar a que la ciudadanía, junto con técnicos y responsables municipales se impliquen y colaboren en proyectos definidos por ellos mismos para mejorar la salud y el bienestar de su pueblo. De este modo se pretende impulsar el trabajo en red, aprovechar la sabiduría colectiva, fortalecer el compromiso y garantizar la sostenibilidad de los resultados.

Después de unos meses de arranque de este proyecto encontraron algunas barreras, resistencias y dificultades. La situación era la siguiente, en algunos de estos municipios la cosa funcionaba bien gracias a que desde el municipio se había contratado a un equipo externo que organizara y liderara el proceso, pero en otros lugares, quizá con menos presupuesto para contratar a un equipo externo, la cosa se había quedado algo estancada. Por lo tanto la necesidad tenía que ver con fortalecer las capacidades de directivos y técnicos de Salud Pública para que éstos puedan apoyar directamente a los municipios con voluntad pero estancados.

El resultado esperado es que a través de una formación práctica y teórica sobre Liderazgo Participativo descubran y sean capaces de manejar las principales prácticas o métodos para convocar y facilitar conversaciones grupales a través de las cuales tomar decisiones de manera participativa en relación a la salud pública en cada uno de los municipios y a su vez poder actuar como red de municipios.

A esta demanda se suma en seguida, la petición de tres pueblos de la Marina Alta,  quienes nos piden apoyo para iniciar este proceso participativo en su localidad. Se trata de organizar una jornada involucrando a muchos actores de la sociedad para identificar activos que generan Salud y comenzar a crear espacios inclusivos para promover iniciativas preventivas de Salud.

La oportunidad es perfecta pues no permitirá primero ofrecer la formación general para todos los directivos y técnicos de salud pública en Valencia y después junto con algunos de éstos técnicos, ponerlo en práctica en algunos pueblos de la Marina Alta de los cuales son referentes.

  • Propuesta

Para realizar la propuesta y llevarla a cabo cuento con una gran profesional, Valentina Demori, sabía no solamente en las prácticas del Art of Hosting sino además con gran experiencia como Community Organizer en Inglaterra. Juntas impartimos el taller de Menorca y además es importante, desde este enfoque contar con al menos otra persona para facilitar cualquier tipo de intervención de Liderazgo Participativo. Hay un elemento no tangible fundamental que tiene que ver con “sostener” un espacio relacional, crear un contenedor para que se puedan escuchar todas las voces y atreverse a ir más allá de la zona de confort. Entendemos la formación no como un espacio de confort sino para el coraje. El coraje de estar presentes al cien por cien que se puedan expresar todas las dudas, angustias, miedos, todo lo que es difícil de lidiar. Para crear este tipo de espacios relacionales es imprescindible facilitar al menos dos personas.

Diseñamos una formación sobre Liderazgo Participativo, prácticas y fundamentos, aplicado a la salud pública, para técnicos y directivos de Salud Pública en una jornada intensiva de 8 horas. Un espacio de exploración para descubrir la capacidad de auto-organización de los grupos, de innovar e interactuar con otros, para generar compromiso, participación y estructuras que beneficien a todos. Prácticas que favorecen además la inclusión de los distintos puntos de vista y la transformación de obstáculos en oportunidades.

Para el diseño de la formación se realizan 5 entrevistas en profundidad con potenciales participantes, médicos y enfermeras de salud pública. En función de las preocupaciones y necesidades recogidas en estas entrevistas, se identifican las principales preguntas y temas a trabajar durante la jornada de formación:

* ¿En qué consiste realmente un proceso participativo?, ¿por qué es importante?, ¿para quién es importante?, ¿cuáles son las claves para obtener buenos resultados y compromisos fuertes?
* ¿Cuáles son las potencialidades y habilidades con las que ya cuentas para liderar este tipo de procesos?
* ¿Cómo convertir las quejas en propuestas?
* ¿Cómo diseñar un proceso participativo?
* ¿Cómo navegar en la incertidumbre? Descubrir el espacio caórdico, entre el caos y el orden, espacio propicio para la innovación y el aprendizaje.

Para la intervención en los tres pueblos de la Marina Alta, diseñamos un espacio tipo Café del Mundo. El propósito es tomar conciencia de manera colectiva sobre los determinantes de la salud y activar un proceso participativo en el que los diferentes actores sociales colaboren para definir líneas de acción para mejorar la salud de la población teniendo en cuenta todos los activos para la salud.

Cuidamos la invitación para garantizar que le llega a todos los profesionales de Centros de Salud, responsables y técnicos de la Admin pública y a la ciudadanía en toda su diversidad. Se trata de conseguir un grupo realmente diverso e implicado en distintas áreas y con diferentes problemáticas y perspectivas sobre la salud (mayores, jóvenes, familias, inmigración, etc.).  El grupo puede variar en número, desde 20 personas hasta 100. Las metodologías que usamos nos permiten trabajar fácilmente con grupos grandes. Solamente es importante conocer el número de participantes con tiempo de cara a la logística y preparación del espacio. Es importante pensar en distintos canales de comunicación y qué personas nos pueden ayudar para llegar a aquellos colectivos más difíciles de involucrar.

La invitación finalmente se formuló de la manera más directa, clara y sencilla que pudimos: ¿Cómo mejorar nuestra salud y bienestar en el pueblo?

  • Feedback: 

La formación general en Valencia, resultó un espacio sin duda de aprendizaje y reflexión, pero además de “oxigenación, para crecer y construir juntos como grupo” (palabras textuales). Los profesionales que participaron encontraron un contenido novedoso y útil, reconocieron su aplicación práctica y se sintieron con ganas de lanzarse a probar el repertorio de métodos para activar sabiduría colectiva a través de prácticas sencillas.

Señalo tres elementos que me parecen clave de este proceso:
* Realizar entrevistas en profundidad para conocer el “campo”, elemento esencial para sentir y conocer las dificultades y sentimientos atrapados.
* Fundamentar desde los cimientos. Comenzar desde lo obvio, indagar sobre el Porqué es importante la participación, fue esencial para comenzar a construir e involucrarse en el resto de contenidos.
* Entrenar a los participantes para actuar desde el rol de facilitadores. Esto les ayudó a sentir su capacidad y a la vez para percibir lo específico de este papel tan peculiar diferente del que ejercen normalmente. El facilitador ayuda a conducir procesos pero no los dirige.

En relación a las intervenciones en los tres pueblos. Resumo algunos elementos importantes y reflexiones:
* Un factor fundamental y difícil de conseguir fue mezclar a la ciudadanía con el personal técnico de salud y responsables de la administración como la alcaldía y otras áreas como educación o urbanismo, por la dificultad de encontrar un horario compatible. Para facilitar esto, extendimos la propuesta para realizar dos encuentros uno en horario de mañana y otro de tarde, insistiendo en que ambos horarios estaban abiertos a todos los perfiles, ciudadanía, administración y técnicos.
Esta dificultad, aparentemente logística, muestra cómo las estructuras separan al personal técnico y político de la ciudadanía haciendo difícil, de manera sutil, la posibilidad de participar e involucrarse juntos en un diagnóstico y planificación conjunta. En el esquema tradicional, el personal técnico diagnostica, planifica y luego imparte e invita a la ciudadanía a participar, algo muy diferente a lo que significa la participación en el sentido profundo. Habría que trabajar e indagar para encontrar la fórmula para  que técnicos y responsables de la administración puedan vivenciar el enorme potencial del trabajo participativo desde el inicio y cómo incide sobre todo en la sostenibilidad de los logros conseguidos. El punto de partida sin duda sería desplegar competencias para la escucha profunda por parte de los profesionales y representantes de las administraciones públicas. Nos parece un elemento vital para sostener la salud de las instituciones públicas a partir de la cual poder regenerarse, encontrar su papel fundamental  más allá de la gestión.
* No basta la formación, es necesario el acompañamiento para garantizar la incorporación de nuevas prácticas en nuestras formas aprendidas de relación y trabajo. Estamos incidiendo en definitiva sobre cambios en hábitos culturales.
El significado de práctica tiene varias acepciones, una de ellas tiene que ver con la aplicación de una teoría. Pero una práctica también se refiere a la manera intencional de ejercitar un nuevo hábito, y es, de hecho, la única manera de realizar cambios culturales, organizacionales.

A modo de conclusión y siguientes pasos:

La formación realizada en Valencia y todas las prácticas en los pueblos de la Marina Baja, nos dieron la oportunidad de comprobar, una vez más,  la utilidad de este enfoque de Liderazgo Participativo en el ámbito de la Salud Pública. Pero nos ayudó a tocar con algo más profundo, no solamente traer metodologías para la participación en un ámbito concreto, sino conectar con los fundamentos de la salud pública, esto es, el comportamiento colectivo y las condiciones sociales y culturales están por encima de los comportamientos individuales para garantizar la salud de todos y todas. Y a partir de aquí una reflexión para replantear las instituciones que hemos creado para garantizar el bienestar social que poco a poco se han ido dejado fuera a las personas protagonistas.

Por todo ello, nos gustaría contribuir a generar un movimiento para mejorar la salud pública y el bienestar en colectivo.

Con esta idea pero aterrizando en una propuesta concreta hemos diseñando una formación que incorpora las lecciones aprendidas del trabajo realizado y aúna dos potentes enfoques que se complementan, Art of Hosting y Community Organizing.

Dos enfoques para regenerar la Salud pública: Liderazgo participativo y organización comunitaria

La intención con esta nueva propuesta es enfatizar sobre determinadas habilidades como, saber organizar a la gente, entrenar la escucha profunda, y sostener un proceso participativo que pueda ser auto-gestionado por los mismos ciudadanos y ciudadanas.





*